domingo, 11 de mayo de 2014

Liberen a más de 200 niñas nigerianas - #BringBackOurGirls


El mundo se está uniendo para exigir el regreso de más de 200 niñas nigerianas secuestradas. Ya va hacer un mes desde que el grupo nigeriano, Boko Haram, ha secuestrado a más de 200 adolescentes niñas como rehenes, desde el 14 de abril. Se presume que serán  vendidas como esclavas por doce dólares.

Imaginense que sus hijas o hermanas están descansando en sus camas y son secuestradas, luego vendidas a más o menos de 12 dólares a un extraño, que se cree dueño de ellas y abusa de las mismas sin reparos, y no poder hacer nada. Simplemente salir a las calles y pedir ayuda, y no lograr ser escuchada por los que sí pueden lograr hacer algo.

Nos unimos a esa voz de protesta para lograr que sus voces sean escuchadas, no dejando que el tiempo pase y se nos olvide que más de 200 niñas están presas y el dolor de sus padres por no tenerlas a sus lados.

No podemos ignorar el secuestro de niños inocentes, no importa dónde se encuentren en el mundo. Los terroristas comienzan de ámbitos locales para aspirar rápidamente a ampliar su alcance. No podemos decir simplemente que tenemos nuestros propios problemas aquí en Perú, Colombia, en toda América Latina, América del Norte, Europa, África, Oceanía.

De este modo, UNICEF está animando a la gente a seguir usando el hashtag (#BringBackOurGirls) con el fin de ganar más medios de comunicación y la atención del gobierno sobre la actual secuestro, y luego de involucrarse en su Trata End proyecto para ayudar a poner fin a la trata de personas.

Recuerden, en palabras de Eliza Griswold, que “Boko Haram reivindica para oponerse a la educación occidental, ya que pone en peligro la pureza de la sociedad islámica de siglos de antigüedad en el norte de Nigeria. Sus atrocidades enmascaran una queja legítima de que la mayor parte de los 177 millones de habitantes de Nigeria comparten. A pesar de la vasta riqueza petrolera de Nigeria, sus ciudadanos disfrutan de unos servicios públicos básicos, como la educación. La mayoría de las escuelas del gobierno requieren la matrícula, y sólo los que tienen los medios para pagar pueden asistir. La educación es tanto un símbolo de la esperanza de un futuro próspero, ya que es un medio práctico para lograrlo. Estas instituciones se convierten en un blanco fácil para las multitudes de jóvenes privados de sus derechos, como los miembros de Boko Haram.”