lunes, 23 de junio de 2014

La Granada peruana es la primera en latinoamerica en recibir la Certificación Sostenible - " Rainforest Alliance"

Valle y Pampa es una empresa familiar fundada a inicios del año 2008, dedicada a la producción y exportación de frutas y hortalizas. Atendiendo a  mercados localizados en los 4 continentes y más de 20 países en todo el mundo. Se convirtió en la primera productora de granada en América Latina, cuyo Fundo Teresita alcanzó la certificación Rainforest Alliance Certifie tras cumplir con los lineamientos de sostenibilidad de la Red de Agricultura Sostenible (RAS), los cuales protegen el medio ambiente, la vida silvestre y procuran el bienestar de los trabajadores.
Según Hebert Flores, asociado de Servicios de Agricultura de Rainforest Alliance para Suramérica, esta certificación, se ha considerado un impacto positivo, ya que produce en las comunidades vecinas fuentes de empleo y abren espacios de comunicación para conocer sus inquietudes.
Cabe resaltar que, la  granada producida en el Fundo Teresita, ahora Rainforest Alliance Certified, es comercializada bajo la marca RubyQueen y exportada a Alemania, Bélgica, Canadá, Chipre, Grecia, Holanda, Hong Kong, Reino Unido y Rusia.
Por su parte, Miguel Bentin, gerente general de Agroinversiones Valle y Pampa Perú, indicó “Estamos orgullosos de haber conseguido incluirnos en una red de alcance global que agrupa a empresas y productos que priorizan la responsabilidad social y ambiental en sus esfuerzos de negocio”. La significancia de contar con el Sello Rainforest Alliance Certified radica en su efectividad para validar el constante esfuerzo por hacer agricultura sostenible en el Perú y transmitirlo al mundo en un lenguaje común"
Actualmente, el Fundo Teresita, dedica 51 de sus 1,590 hectáreas a la producción de granada y genera impactos  para la conservación de la biodiversidad, constituyendo nuevos hábitats para las especies que transitan por la zona. Gracias al uso eficiente y utilización  responsable de fertilizantes y el cultivo de plantas leñosas (como el granado), logrando que la empresa promueve la captura de carbono y la disminución de la emisión de los gases de efecto invernadero.
En noviembre de 2013 recibieron el Premio SWIG (Sustainable Water Industry Group) en reconocimiento a la implementación de tecnología de riego de vanguardia que ha permitido  reducir el desperdicio de agua, fertilizante y energía generando disminuciones sustanciales en el consumo de estos recursos.
Se estima que cerca de 300 familias de los alrededores se benefician de empleo, de la gestión de atención médica para el trabajador directo y su familia, así como facilidades de transporte entre los diversos poblados y la finca misma.